Noticias

Blázquez Asociados - Expertos en auditoría en Murcia

Cómo empezar a invertir en bolsa

Muchas personas piensan que la inversión en bolsa es como ir a un casino, puro azar, un juego perverso y complicado de entender; un mundo de grandes tiburones de las finanzas que se comen a los incautos pequeños inversores que intentan introducirse en este mundo.

Esta idea de la bolsa, se puede entender como cierta, cuando los incautos pequeños inversores “juegan” a la bolsa, sin seguir ninguno de los consejos básicos que toda persona que quiera revalorizar sus ahorros mediante la inversión en bolsa debería tener muy presente. Si la premisa o la motivación para iniciarse en bolsa es, que en los medios de comunicación se dice que la bolsa está subiendo mucho o que mi cuñado me ha dicho que ha ganado tal cantidad invirtiendo en bolsa, es el principio de salir trasquilado de este mundo.

Se resumen a continuación unos consejos básicos para todo el mundo que quiera invertir en bolsa y revalorizar los ahorros que tanto tiempo y esfuerzo ha costado conseguir:

   1. Antes de invertir lea de los mejores inversores y fórmese.

Si hemos decidido que vamos a invertir, lo primero que debiéramos hacer es aprender de los mejores. No es necesario que usted se convierta en un experto de las finanzas pero si debe tener unos conocimientos mínimos. Para ello, lo mejor es leer mucho y de calidad. Lea y conozca a Warren Buffet, considerado como uno de los más grandes inversores de la historia; a su mentor Benjamin Graham considerado como el padre de la inversión en valor. A nivel nacional tenemos a Francisco Garcia Paramés llamado el Warren Buffet europeo. Todos ellos gestores basados en los principios de la inversión en valor, obteniendo altas rentabilidades en sus carteras durante mucho tiempo, por lo que no puede ser fruto de la casualidad.2.

   2. Invierta a largo plazo y aproveche el efecto del interés compuesto.

Olvídese de conseguir un “pelotazo” invirtiendo en bolsa. En la gestión del dinero y en los mercados financieros, no existen atajos. Las probabilidades de dar un “pelotazo” son casi ínfimas, en cambio, de perderlo todo es altísima. Conseguir rentabilidades buenas para el ahorro requiere tiempo. Si las decisiones de compra son fundamentadas, el tiempo juega a nuestro favor. Ponga a funcionar el interés compuesto, reinvierta los dividendos y plusvalías cobradas a la inversión original y la bola de nieve crecerá exponencialmente. Dicen que una vez le preguntaron a Einstein cuál era la fuerza más poderosa del Universo, a lo que él respondió “el interés compuesto”, aprovéchese.

   3. Invierta el ahorro que no vaya a necesitar en mínimo 5 años.

Una premisa fundamental en bolsa es invertir el dinero que no se vaya a necesitar. Del ahorro disponible que usted tenga, no invierta la parte que cubra los gastos que tenga en dos años, el resto inviértalo. Esto dependerá de la situación personal de cada inversor. El mercado es volátil e impredecible en el corto plazo y depende de factores endógenos, que en un momento determinado pueden afectar a todas las empresas, buenas y malas, en la misma proporción. Con un horizonte temporal amplio, a usted no le preocuparán los movimientos bruscos de la bolsa.

   4. No ponga todos los huevos en la misma cesta.

Al iniciarse en bolsa es una temeridad invertir todo en una o dos empresas, por muy solventes y magníficas que crea que son. Diversificar la cartera reduce el riesgo y protege ante una mala decisión de inversión, por el contrario, un exceso de diversificación reduce la rentabilidad. Cuanta más experiencia y conocimiento se tenga, menor será la diversificación que se necesite. No olvide que gigantes empresariales han caído, caso del banco americano de inversión Lehman Brothers, la compañía americana de energía y gas Enron, la compañía nórdica de teléfonos móviles Nokia, entre otras muchas. En España, tenemos los sonados casos de Martín-Fadesa, la primera inmobiliaria del país protagonizó la mayor quiebra de la historia de España en el año 2008, y el entramado empresarial de Nueva Rumasa, por no hablar de las cajas de ahorro españolas que han desaparecido. Todo el mundo puede caer en malas inversiones, hasta los inversores más avanzados, pero con una diversificación correcta, la pérdida será compensada con las inversiones buenas.

   5. Tenga paciencia y mucha.

Si es una persona impaciente y que se deja llevar por las emociones por naturaleza, piense que quizá esto de la bolsa no vaya con usted. La buena noticia, es que la paciencia se entrena, como casi todo en la vida. Cómo se ha dicho anteriormente, el paso del tiempo y el interés compuesto son sus mayores aliados. Piense en este ejemplo, si una persona hubiese invertido 20.000 dólares en el índice S&P 500 (índice más representativo de EE.UU) en el año de su creación en 1957, hubiera perdido la memoria y la volviera a recuperar ahora, tendría casi 1 millón y medio de dólares de revalorización en su cuenta de inversión, desde luego sus descendencia estaría eternamente agradecida.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre sus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar su experiencia ofreciéndole contenidos de su interés. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies. Entendido